Logo - Aqui Empieza Todo Eventos y bodas

La importancia de ser una misma


Una novia tiene que sentirse cómoda y ella misma el día de la boda, sabemos que es difícil ya que no vamos todos los días con un vestido blanco con cola, ni tan peinadas ni maquilladas, pero dentro de lo posible, tenéis que ir vestidas siendo vosotras mismas, sentir que sois vosotras pero arregladas para un día especial. Por eso existen las pruebas de todo: vestido de novia, peinado, maquillaje… hacer pruebas hasta encontrar vuestro estilo, sentiros cómodas y siendo vosotras, que no os veáis disfrazadas, ni que dentro de diez año veáis las fotos y no os reconozcáis.

Es difícil, cuando vais a buscar el vestido de novia, vais con muchas personas y a todas le gustara un tipo de vestido diferente, por eso tenéis que escucharos a vosotras mismas y pensar en lo que realmente os gusta a vosotras, escuchar a la gente que queréis es bueno, pero no os dejéis convencer. Son muchas las novias que terminan vestidas de princesa (por ejemplo) cuando ellas querían ir con un vestido de sirena que marcara sus curvas, solo porque su madre les dice que así están más guapas o que así son más novia. También depende mucho de vuestra silueta, a mí me paso, no me gustan los vestidos tipo princesa, pero a mi cuerpo es lo que mejor le queda, ya me demostraron que el estilo que yo quería me queda realmente mal. Pero dentro de un vestido con corte A (para mí de princesa) encontré un vestido que era como yo, de mi estilo. Solo es buscar y escucharse, buscar ser una misma siempre.

Lo mismo pasa con el maquillaje, no os hagáis un maquillaje muy marcado o con labios rojos si sois de ir discretas, ir más llamativa no es sinónimo de ir más guapas. Si sois discretas con el maquillaje ese día ir discretas, vuestr@ maquillador/a os sacara mucho más partido que vosotras de normal, siguiendo vuestro estilo discreto. Por el contrario, si sois de ir con labios rojos u ojos muy marcados ¿Por qué tenéis que cambiar eso el día de vuestra boda? Y lo mismo pasa si tenéis gafas, ¿Por qué os tenéis que poner lentillas para ese día? Os parecerá una tontería, a mí me paso, llevo gafas desde los 14 años y nunca he llevado lentillas, pues mucha gente me decía que: ¡¡¡una novia con gafas, qué horror!!! Llevo gafas y siempre las llevo, y el día de mi boda no iba a hacer una excepción, os puedo asegurar que fueron más de diez personas las que me decían que no me las pusiera. Si les hubiera hecho caso, ahora vería las fotos de mi boda y no me reconocería y me vería súper rara.

Las pruebas sirven para eso, para probar hasta llegar a lo que más os gusta y vernos a nosotras mismas en el look nupcial. Muchas veces nos da apuro decir al profesional (maquillador/a, peluquer@) que no nos está gustando algo de lo que nos está haciendo porque pensamos que se pueden ofender o por timidez. Lo mejor es no callarse y comentar que es lo que no os gusta o como mejorarlo según vuestro gusto. Las pruebas son para ir probando y poco a poco ir modificando hasta llegar a lo que realmente os quede bien y os identifique. No tengáis miedo a hablar y dar vuestra opinión, lo mejor es darse a conocer para que acierten más fácilmente. Os voy a comentar lo que me paso a mi (hoy os estoy contando muchas cositas personales mías) tengo el pelo liso y la peluquera se empeñó en cambiar mi look rizándome el pelo, por más peinados que me hacía yo no me veía con ninguno, y eran todos precioso, pero yo no me veía, no era yo. No quería un peinado muy elaborado, ni mucho menos rizado. Lo hablamos tranquilamente y volví otro día con fotos de un peinado que me gustaba para que viera el estilo y esta vez sí que salí encantada porque habíamos hablado y las dos nos habíamos escuchado.

Por todo esto va la entrada de hoy, ser vosotras mismas, escucharos y no tengáis miedo a haceros escuchar (siempre con educación y buenas formas) para llegar a tener el look de novia perfecto. Sería muy triste que dentro de unos años por seguir modas, o imposiciones no os reconozcáis u os arrepintáis de ir vestidas de una forma u otra en vuestra boda.

1 Comentario. Dejar nuevo

Me ha encantado. Yo me caso dentro de unos meses y quiero ser yo misma, sin disfrazarme. Lo tuyo con las gafas me ha recordado a la boda de mis padres, hace 48 años. Eran muy jovencitos y sus familias no apoyaron nada la relación, mi padre era de una familia peor situada económicamente y a mis abuelos les parecía poco. Al final consiguieron que les dejaran casarse y empezaron a preparar una boda muy sencilla, la que mi padre podía pagar con su sueldo. Una semana antes de la boda mi madre tuvo un accidente, iba en bici y un coche que la adelantó la sacó de la carretera. Una rama de un árbol que había en el arcén se le clavó en el ojo y lo perdió, no pudieron salvárselo. La familia estaba empeñada en cancelar la boda y mi padre, que tenía miedo de que aprovechasen la ocasión para separarlos otra vez, le dijo a mi madre que si ella quería la boda seguía adelante, nada de aplazarla, y mi madre dijo que sí. Hay pocas fotos de ese día, pero mi madre sale con el ojo tapado con el vendaje que le pusieron en el hospital, un vestido blanco corto y sencillo y tres rosas blancas. Para ellos lo importante era casarse para estar juntos, no la fiesta, fueron a la iglesia, se casaron, después a comer con la familia cercana y por la tarde de vuelta al hospital para las curas. De luna de miel fueron unas semanas después, cuando ella estuvo más recuperada, a Barcelona, a Barraquer, allí le hicieron a mi madre el ojo de cristal y le graduaron el otro ojo para ponerle gafas. Y nunca se han arrepentido de haberlo hecho así.

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
A %d blogueros les gusta esto: